Pak Choi

Pak Choi

De la China  a Euskal Herria y de la huerta a la mesa.

Los principales países de cultivo del Pak Choi son China, Corea y Japón, asimismo se cultiva igualmente en Filipinas y Vietnam. Gracias a que es una planta que resiste bien el invierno empezó a cultivarse en Europa y por Euskal Herria y América desde hace algunos años. Hoy en día, y debido a la influencia actual de la cocina oriental en nuestra dieta, hay un gran número de productores en nuestro país que ya la cultivan y es relativamente sencillo encontrarla en los supermercados asiáticos de nuestro país. Andalucía y Levante exportan Pak Choi a países como Francia, Holanda o Suecia.

Medicina natural

El Bok Choy o Pak Choi ocupó el segundo lugar en densidad de nutrientes entre las 41 frutas y verduras más poderosas en la lucha contra enfermedades “powerhouse fruits and vegetables” en un estudio de junio de 2014 del Centro de Estudios de EEUU para el control de enfermedades.

El Pak Choi es una muy buena fuente de vitamina A, vitamina C, vitamina K, riboflavina (B2), vitamina B6, ácido fólico, calcio, hierro, magnesio, potasio y manganeso, y una buena fuente de fibra, proteínas, tiamina (B1 ), niacina (B3) y fósforo.

Como ya sabemos, el calcio no sólo se encuentra en la leche. Según los expertos, una taza de Pak Choi crudo contiene el mismo calcio que un vaso de leche y un 34% de la cantidad diaria que se necesita de vitamina C, que protege las células contra el daño que provocan los radicales libres. Expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard consideraron el Pak Choi como una mejor fuente de calcio que una dieta basada en productos lácteos.

Recientes estudios científicos están analizando cómo verduras crucíferas más saludables entre las que se encuentra el Pak Choi, como el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas, la col rizada o el repollo son buenas para combatir el cáncer. Estos vegetales contienen componentes (indol-3-carbinol e isotiocianatos) que pueden ayudar a regular un sistema de enzimas que combate el cáncer en el cuerpo, ayudando a detener su crecimiento (Murillo G, Mehta RG. “Cruciferous vegetables and cancer prevention”. Nutrition and Cancer2001;41(1-2):17-28).

El Pak Choi no contiene grasas dañinas para el organismo, ni  tampoco azúcares. Su alto contenido en fibra produce un efecto saciante. Es una verdura muy fácil de digerir. Su bajo contenido en calorías (entre 11 y 13 calorías por 100 gramos) hace que el Pak Choi sea también ideal para dietas de adelgazamiento.

Más información sobre sus propiedades medicinales en Botanical

Cruda mejor, en ensaladas o en zumos para uso medicinal

Todo el Pak Choi es comestible. Sólo se corta y desecha la parte inferior de los tallos. Las hojas y los tallos se deben separar bien para lavarlos a fondo. Como dato curioso, en China, el Bok Choy se cuelga de los tendederos para secar y de esta manera concentrar su sabor. Asimismo, se puede comer crudo en ensaladas (sus tallos contienen mucho agua, por lo que son muy refrescantes) o incluso  en zumo para uso medicinal.

Las hojas interiores o los “baby Pak Choi” son perfectas para ensalada porque son más tiernas. Su preparación es facilísima. Lxs cocinerxs saltean primero los tallos durante 3 minutos y añaden las hojas después durante dos minutos más aproximadamente. De esta forma el delicado Pak Choi llega tierno y crujiente al plato.

Receta de salteado de pollo con Pak Choi, miel y sésamo

Con los pollos de Iñaki tan ricos en nuestra cesta y el pak choi, podemos hacer esta riquiiiiiísima receta!

Ingredientes para 2 personas

bok choi

  • 300 g de pollo cortado en cubitos
  • 30 ml salsa de soja
  • 45 g de miel
  • 1 dedo de jengibre fresco rallado
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada sopera de cilantro finamente picado
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 150g pak choi
  • 1 cucharada sopera de semillas de sésamo
  • 1 cucharada sopera de aceite de cacahuete (también puede ser de oliva)
  • 1 cucharada sopera de aceite de sésamo
Preparación:

– Cortar el Pak Choi en tiras. No demasiado grandes, pero tampoco demasiado pequeñas, porque la verdura encoge mucho al cocinarse.

– En un bol (o ensaladera), combina el pollo, la miel, el jengibre, la salsa de soja, ajo y cilantro. Cuanto más se deje marinar el pollo más tierno y húmedo estará. Se recomiendan por lo menos 2-3 horas.

– Separar el pollo de la marinada y reservarla en un bol, ya que la necesitaremos más tarde. Dorar el pollo en el wok previamente rociado con aceite de cacahuete o de oliva si no tenemos…

– Calentar el aceite de sésamo en el wok. Añadir el pimiento y la cebolla, dejar que se cocinen hasta que estén tiernos. Por último añadimos el Pak Choi y vertemos la marinada que reservamos anteriormente. Finalmente añadimos el pollo hasta que se caliente de nuevo y le damos un toque con las semillas de sésamo. Y mejor servir con arroz del nuestro tan rico!

ON EGIN!

RECETA de Mónica Salazar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 + tres =