Errilur, elogio de lo común.

Herrilur quiere decir en euskara “terreno comunal”. Esta ha sido la manera de dar nombre desde hace miles de años a la esencia comunitaria de nuestro pueblo y sus tierras. Lo escribimos sin “hache” como homenaje al dialecto bizkaino que se hablaba hasta hace unos 100 años en nuestras tierras.

Los municipios agrícolas y ganaderos vascos han preservado a lo largo de los siglos grandes superficies de terrenos comunales que pueden ser utilizados por los miembros de la comunidad, principalmente para pastos, pero también para la plantación de árboles o incluso para su uso como huertos.

El proyecto Errilur, de agricultura sostenida por la comunidad, nace sobre esta base ancestral de apoyo a la agricultura y la ganadería, con el objetivo de adaptarla a los nuevos desafíos de nuestros tiempos.

Para ello se inspira en dinámicas comunitarias de alimentación responsable que se desarrollan desde hace décadas a lo largo y ancho del planeta, desafiando la lógica desarrollista-consumista y primando la salud, la calidad y la sostenibilidad de la alimentación.

Una propuesta a tu medida

Errilur te ofrece tres opciones de sumarte a nuestro proyecto, para que escojas la que más se adapte a tus necesidades.

Puedes optar por la compra libre y escoger los productos disponibles en cada temporada con el único límite de que aún queden en stock. Puedes hacerlo esporádicamente o con cierta periodicidad. En función de donde elijas recogerlos obtendrás un descuento de hasta el 30%.

También puedes optar por la compra programada. En este caso entre Errilur y tú iremos definiendo lo que vas a querer comprar a lo largo del año, y así podremos programar su cultivo. Esta opción no estará disponible en la web hasta dentro de unos meses, pero es la que llevan años utilizando muchos de nuestrxs socixs, y puedes acceder a ella escribiéndonos un email. Es la esencia de la filosofía de la actividad sostenida por la comunidad, pues permite programar el esfuerzo y el trabajo de los baserritarras y garantizarles un salario digno y unas condiciones de trabajo mínimas.

En todos los casos tu eliges las cantidades. Puede ser un amplio abanico de alimentos que prácticamente satisfacen el conjunto de las necesidades de una familia, o tan solo un alimento.

Cada persona puede escoger lo que le interese, le guste o necesite.

Para que Errilur funcione como un verdadero grupo de apoyo es importante que exista una programación y esta sea sostenida en el tiempo, para que así permita a las personas productoras planificar su trabajo. Pero esto no es una obligación. El tipo de producto y la cantidad es una decisión de cada persona que participe en Errilur.

Este compromiso se concreta en una bolsa isotérmica con los productos escogidos que cada participante recibe con la periodicidad acordada.

La cesta ERRILUR está compuesta en su mayor parte por productos del caserío Oleta de Laudio, y se completa con productos de otros caseríos que se encuentran en la misma línea de producción agroecológica, sostenible y justa, para ofrecer a quienes lo deseen un abanico de productos sobre el que asentar una alimentación completa y equilibrada.

Soberanía alimentaria

Pensamos que la alimentación ni puede ni debe ser una mercancía porque el acceso a una alimentación sana, nutritiva y asequible, es un derecho de las personas y de los pueblos.

En estos momentos es un derecho conculcado porque NO se ponen en marcha los mecanismos necesarios para hacer efectivo el derecho a definir nuestras propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos. No hay herramientas que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con base en la pequeña y mediana producción, respetando nuestra cultura y la diversidad de los modos campesinos,  de comercialización y de gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer desempeña un papel fundamental.

Pero si cada persona es capaz  de dar pequeños pasos en esta dirección seremos capaces de hacer que se den los grandes pasos necesarios para el cambio de los paradigmas sociales actuales, transformándolos en dirección a la soberanía alimentaria.

Por eso, además de las diferentes formas de participar en Errilur, existe una más, de la que ya forman parte automáticamente todas aquellas personas que se incorporan a la compra programada: ser socia activista de Errilur, por 3€ al mes, de manera que, independientemente de lo que compres, de la periodicidad o su cantidad, apoyes las dinámicas sociales que Errilur impulsa para transformar la alimentación y ponerla al servicio de la sociedad.

Comparte / Partekatu:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La alimentación no es sólo responsabilidad de los baserritarras, todos debemos implicarnos en su desarrollo.

La planificación de la producción y del consumo.

La gestión colectiva de los medios necesarios para esa producción.

El control de la producción, limitando la capacidad de producir de cada persona

La agroecología, como modelo sostenible, ecológico, e integrado en la cultura social de los pueblos en los que se desarrolla.

Pero si tus motivaciones tienen que ver con los modelos alternativos de transformación social,  entonces puedes participar en el grupo:


Participar en Errilur